18 de mayo de 2015

MENSAJE DE LOS ELEFANTES


Desde la luna llena estuvimos limpiando nuestra visión con agua lunar.
Estas dos semanas han sido para ver y comprender con mayor profundidad la manera en que la vida nos guía refleja lo que somos y cómo nos relacionamos y que se esconde en la profundidad de nuestras elecciones.
La luna de Tauro nos ayudó a vernos con sinceridad y claridad, a ir un poquito más allá que hasta ahora. Las flores sostuvieron la belleza a nuestro alrededor infundiéndonos el amor necesarios para ello. Recordándonos que la belleza de la vida sabe abrazar el dolor y la miseria y recordándonos en todo momento que el Amor está siempre presente.

En la luna nueva. Día de recapitulación y de entrega de todas aquellas partes de nosotros que ya "no nos sirven". Día de abandonarse al vacío desde el cual empezaremos ya mañana a construir un nuevo equilibrio, pero no de cualquier manera...

Para guiarnos hacia una manera consciente de soltar, para soltar desde la sanación de las heridas aceptadas y sanadas por la gracia de Wesak , sosteniendo su energía de compasión los elefantes son claros con su mensaje:

"Nadie ha de quedar atrás.
Todos y todo es parte del Gran Círculo.
Todo lo que ocurre es parte de tu recorrido, 
todos los que te rodean son una parte de él, una parte de ti mismo. 
Negarlos es negar una parte de ti.
En el ciclo de la vida nada pasa, todo se une, suma y solo sosteniendo esta visión en el corazón podrás abrazar el Gran Círculo.
Nadie puede quedar atrás"

Desde su imponente y serena presencia me miran de reojo y sonríen con la mirada mientras siguen buscando con su trompa las hojas mas suculentas.



Soltar y unificar, es momento de salir de la dualidad desde nuestro interior para alcanzar ese vacío lleno de unidad desde el que toda construcción  es crecimiento.

Así, para quienes quieran dar un pasito más en este camino de aprendizaje hacia el Amor los elefantes proponen:

Haz un hueco en la Tierra y rodéalo de flores, convirtiéndolo asi en un lugar ceremonial sagrado.
Descalzo sobre la Tierra, sintiéndola en tus pies, con un trocito de algodón en la mano izquierda húmedo con el agua lunar de estos dias pasados o con tu propia sangre de esta luna. Pasa ese algodón de en círculos alrededor de tu corazón mientras con tu intención le entregas todos aquellos patrones, emociones, proyecciones sobre amigos o compañeros, circunstancias que en estos días has intuido ya no necesitas sostener porque una nueva manera de sentirlo y vivirlos es posible para ti ahora. Tómate tu tiempo y entrégalos, siente el algodón limpiándolos de tu corazón y cuando estés preparado deja ese algodón caer dentro del hueco ceremonial.
Toma ahora otro trocito de algodón esta vez con tu mano derecha y pásalo también en círculos sobre la zona de tu corazón mientras entregas gratitud por todo lo que has aprendido con esos patrones, circunstancias, proyecciones sobre personas que estás despidiendo. Ve dando gracias por cada lección, intenta ser preciso si en algún momento alguien o algo te ha enseñado tanto que no puedes recordar todo arrodillate ante él dando las gracias por todo aquello que incluso sin ya recordar sientes que te ha aportado. Tómate de nuevo tu tiempo para impregnar este algodón de toda la gratitud sobre la que construirás tu camino a partir de ahora.
Si mientras haces esto te llega información sobre algo que hacer en alguna de estas situaciones o para con alguna de estas personas, ponla en practica, no lo dejes.
Para terminar el ritual, de pie frente tu altar en la tierra da tres vueltas en dirección contraria a las agujas mientras reproduces el sonido de la creación "MMMMMM" (que las vacas nos recuerdan ;) 
Con esto te alineas de nuevo con la vibración de la creación.
Construye ahora desde ese nuevo lugar en que te encuentras, más tu que nunca, abrazando a todo aquello que te ayuda a reconocerte, sin dejar a nada ni a nadie, ninguna parte de ti atrás.
(Este ritual está inspirado en los que comparten las mujeres Kogui, de la Sierra Colombia. Un pueblo que como los elefantes, se sabe protector del corazón de la Madre Tierra)


A menudo desde nuestra mente asustada pensamos que es una actitud de fuerza y poder seguir adelante por encima de cualquier obstáculo, caiga quien caiga y no es así.
Los elefantes me explicaron lo absurdo de esta visión que solemos además proyectar sobre ellos. Me decían, 
"Esos no son los ojos del corazón, desde el corazón nada nunca queda atrás, nada nunca se separa, el corazón siempre une. Nuestra fuerza, como la vuestra, proviene de la unión con la tierra, de nuestra capacidad de honrar y sostener el Círculo y nunca olvidar que todo en él es nosotros. 
Somos una especie de guardianes fuertemente vinculados a la Tierra. Proteger es nuestro lugar y lo hacemos desde la conexión profunda con el corazón de la Tierra, desde el Amor que Crea Vida. Es desde ahí que existimos y desde ahí os invitamos a volver a formar parte de la Vida"

Y perdono, acepto y celebro la Vida.






© Mariví Simona (www.entrespecies.com)
El derecho de autor se basa en la idea de un derecho personal del autor, fundado en una forma de identidad entre el autor y su creación. El derecho moral está constituido como emanación de la persona del autor: reconoce que la obra es expresión de la persona del autor y así se le protege. Si quieres reproducirlo, por favor, cita la fuente.

3 comentarios:

  1. Muy hermoso. Y muy bueno esta siendo este trabajo. Seguiremos con su propuesta ;) Gracias!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué delicado, puro, frágil pero contundente, luminoso, blanco, puro, trasparente ritual el del agua bajo la luna anterior Todo eso es lo que sentía todas las mañanas lavando tus ojos...Me ha encantado!! Gracias por compartirlo!!! y seguiremos e ello...soltando pero concibiendo la posibilidad de descubrir nuevos momentos de uno mismo. namasté!!!

    ResponderEliminar